03.08.20

Veo en un diario de Almería que el Consejero de Educación de la Junta de Andalucía, Javier Imbroda, ha anunciado la licitación de un nuevo conservatorio de danza que debería comenzar sus clases el curso 2022-2023. Le acompañaban la presidenta del Parlamento Andaluz, Marta Bosquet, la delegada del Gobierno Andaluz, Maribel Sánchez, y el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Almería, Diego Cruz, entre otras personalidades.

Yo me pregunto qué sentido tiene construir más y más conservatorios en un país que carece de compañías de danza y que carece de público de danza.

Creo que es una huida hacia adelante. No hay trabajo para tanto bailarín, así que se crean nuevos conservatorios para darles trabajo. Lo malo es que la solución acrecienta el problema porque, paradójicamente, cada vez hay más bailarines en un país sin compañías de danza.

Creo que los esfuerzos de los políticos deberían ir encaminados a programas, muy estudiados, de creación de público, y una vez creado ese público, dirigir todos los esfuerzos a la creación de compañías.

Educación

Tal vez habría que educar primero a los políticos para que aprecien la danza y no confundan performances con coreografías.

Recientemente en la sierra madrileña ha habido una “revolución” popular en protesta por una programación calificada de danza y que, viendo imágenes y sin entrar a valorar su calidad, en realidad era una serie de performances.





Be sociable share - Se sociable. Comparte.


© Prohibida la reproducción total o parcial de textos, fotos y videos sin autorización escrita de sus autores.
(Los textos, fotos y videos utilizados en esta publicación son propiedad intelectual de sus autores y a los efectos previstos en el art.32.1, párrafo segundo, del TRLPI, se prohibe expresamente su reproducción, total o parcial, sin autorización previa por escrito.)