16.03.20

Me preocupa el día 1.

Las medidas adoptadas por el Gobierno de España para la contención de la epidemia del COVID-19 supone el cierre provisional de todas las escuelas de danza de nuestro país. Esto va a suponer graves consecuencias económicas para el colectivo docente de la danza.

Lamentablemente, el gobierno confirma que estos primeros quince días decretados no serán suficientes y tendrán que prorrogarse con, al menos, un nuevo periodo de quince días.

Y sabemos que el final de la cuarentena no implicará necesariamente la vuelta en masa de los clientes a las escuelas. Una lógica aprensión a tener contacto físico hará que la vuelta a la normalidad sea lenta y escalonada, sobre todo de los alumnos no profesionales.

El día 1 llegarán los recibos, el alquiler, electricidad, agua, limpieza… pero no habrá alumnos que paguen sus cuotas mensuales. Esto supondrá la desaparición de muchas escuelas que no van a poder superar esta crisis por falta de liquidez.

No podemos esperar apoyo de los estamentos públicos en un país en el que la danza no está en la mente de nuestros políticos. Creo que las escuelas deberían empezar a estudiar opciones alternativas, aparte de las obvias, que les permita sobrevivir, una vez terminada la cuarentena, en una situación que nadie podía prever.

Me preocupa el día 1.





Be sociable share - Se sociable. Comparte.


© Prohibida la reproducción total o parcial de textos, fotos y videos sin autorización escrita de sus autores.
(Los textos, fotos y videos utilizados en esta publicación son propiedad intelectual de sus autores y a los efectos previstos en el art.32.1, párrafo segundo, del TRLPI, se prohibe expresamente su reproducción, total o parcial, sin autorización previa por escrito.)