25.11.19

Puntualicemos. A mí Natalia Álvarez Simó ni me cae bien ni me deja de caer. Yo en cambio le caigo mal a ella. Qué se le va a hacer, lo llevo con cristiana resignación y ya consigo conciliar el sueño.

Sigamos puntualizando. Isla Aguilar y Miguel Oyarzun no me caen ni bien ni mal, pero tengo en contra de ellos alguna amistad de baja por depresión achacable a la presuntamente tiránica gestión que los dos han llevado en Conde Duque donde, me consta, dejan muy mal recuerdo. Hay hemeroteca (*).

La destitución por parte de un gobierno de PP de los dos directores ha desencadenado un sinfín de mensajes de protesta hacia la nueva directora en las redes del mundo de la danza, supongo que también en el de otras artes escénicas, pero no me consta. No recuerdo este furor cuando Carmena destituyó a Pérez de la Fuente en su día.

Alguna entrevista que he podido leer o escuchar hacen hincapié en el hecho de que, al ser destituida Álvarez Simó de los Teatros del Canal, los ahora destituidos directores firmaron una petición de continuidad y si este hecho no le hace sentirse éticamente incómoda al haber aceptado el puesto. Se le ha preguntado, y al parecer se le ofreció el puesto una semana antes de la destitución de Aguilar y Oyarzun. Esto se recalca como si, de no haber aceptado el puesto, la pareja habría seguido en el cargo indefinidamente. Algo tan absurdo que no merece otra consideración. No he leído, ni escuchado en ninguna entrevista que le preguntaran por su proyecto para Conde Duque.

Yo, sinceramente, habría preferido la vuelta de Concha Hernández, que supo domar un dinosaurio como es el Conde Duque, producto de la megalomanía de Gallardón “el Faraón”; pero si no puede ser, a mí me parece bien que sea Natalia Álvarez Simó la nueva directora. No estaba de acuerdo con su gestión en Canal porque dejaba fuera disciplinas como la danza clásica, la española o el flamenco. Aunque siempre reconocí que su programación, aunque sesgada, era buena en general. Conde Duque siempre ha dado preferencia al contemporáneo, así que tal vez sea el sitio ideal para la programación que le gusta a Natalia Álvarez Simó.

Otra cosa es ver si puede con el enorme dinosaurio que es ese centro cultural.

Redes

Las redes no han tardado en tirarse a la yugular acusándola de falta de ética, de pesetera, de cultureta de derechas y otros simpáticos calificativos.

También, se ha hecho un llamamiento a no dejarse programar por ella, con intención de dinamitar su gestión.

Un mensaje dinamitador, uno de ellos, pedía que se contestara a la pregunta “¿Acudirás a Conde Duque si Álvarez Simó te llama para actuar?”. A esto puedo responder yo. Sí, acudirá todo el mundo. Los que, convencidos de que no van a ser programados, ya han afirmado que no acudirían, y los que no abren la boca esperando poder presentar sus espectáculos en Conde Duque, aunque luego en privado echen pestes de la nueva directora. Esto es, no lo olvidemos, el insolidario mundo de la danza.

Así que os aconsejo que hagáis capturas de pantalla de los mensajes críticos en las redes y, una vez programados sus autores en Conde Duque, comprobéis que han desaparecido misteriosamente. Yo lo estoy haciendo. :-)

Lo mejor de todo

Estoy seguro. La mayoría de los discípulos de James Lynch Fitzstephen que braman en la redes, habrían aceptado el cargo sin pestañear. Y se darían mil autojustificaciones para dormir tranquilos.












(*)
https://www.europapress.es/madrid/noticia-conde-duque-cubrira-vacantes-revisara-programacion-bajas-estres-laboral-denunciadas-oposicion-20180917100745.html
https://elpais.com/ccaa/2018/10/19/madrid/1539976651_520633.html
https://okdiario.com/espana/ola-bajas-laborales-conde-duque-trabajadores-hartos-directivos-carmena-3100683
https://elpais.com/ccaa/2018/10/09/madrid/1539110744_692396.html
https://www.elmundo.es/madrid/2018/10/18/5bc78090e5fdea41218b45f1.html







Be sociable share - Se sociable. Comparte.


© Prohibida la reproducción total o parcial de textos, fotos y videos sin autorización escrita de sus autores.
(Los textos, fotos y videos utilizados en esta publicación son propiedad intelectual de sus autores y a los efectos previstos en el art.32.1, párrafo segundo, del TRLPI, se prohibe expresamente su reproducción, total o parcial, sin autorización previa por escrito.)