23.01.19

Las redes están que arden por la noticia de que los responsables de la Gala de los Goya están buscando bailarines gratis para el evento “a cambio de la visibilidad”.

Bienvenidos bailarines al mundo de la gratuidad. Los fotógrafos lo vivimos hace años.

El año pasado una compañía que vi en un festival de danza de un teatro de Madrid incluía en su texto de presentación esta frase “No tenemos ánimo de lucro, por lo que nuestra oferta es gratuita y solo requerimos la aportación de dietas y colaboración económica, si fuera necesario, para la adquisición de los elementos de realización y montaje del espectáculo.” Poco después pude ver esta compañía anunciada en uno de los eventos de espacios no convencionales de un conocido programador de Madrid y supe que el mal del “todo gratis que sólo es arte” había llegado a la danza.

Los del Goya, según leo en redes, al "no trabajamos gratis por dignidad", respondieron con serenidad, “lo entiendo, ¿sabes de alguna escuela de danza que esté interesada? ¡Y SON ARTISTAS LOS QUE ORGANIZAN LA GALA!

Lamentablemente si los buscan encontrarán muchos candidatos, y el hecho de saber que se les señalará durante unas horas como esquiroles no será un problema. Actualmente los temas de escándalo son cubiertos rápidamente por nuevos escándalos y olvidados.

Hace años lo pasé mal cuando “fotógrafos” aficionados empezaron a llenar los teatros y a regalar sus fotos a cambio de que se les permitiera asistir a más espectáculos. Luché contra ello hasta que descubrí que era ponerle puertas al campo y me rendí. Me rendí en esa batalla, he encontrado nuevas salidas a mi profesión y al cabo de los años puedo decir que he ganado la guerra y puedo seguir viviendo de mi pasión/trabajo.

Lo mismo os recomiendo, buscar nuevas salidas profesionales a vuestra pasión/trabajo. Bailarines gratis, de mala o ínfima calidad, va a haber cada vez más, y como me dijo una amiga, hay un dicho de su tierra, “si la puta fea no cobra, la puta bella no folla”. Políticamente incorrecto, pero muy acertado.

Olvidad los escenarios. Hay mil posibilidades, publicidad, site especific, eventos privados… buscar salidas.

Por hablar de lo mío

Sólo para que sepáis lo que se os viene encima, os aburriré con algunos casos de mi experiencia.

Tengo como seiscientos correos de bailarines, y algún actor, pidiéndome que “les pase” mis fotos a cambio de que al utilizarlas se mencione mi autoría.

Tengo una serie de correos en los que un conocido director de teatro me amenaza con denunciarme si no le entrego gratis mi trabajo en un espectáculo del FRINJE. Al final cansado de tan estéril polémica, le mentí y le dije que las había borrado.

Tengo una oferta de una bailarina que aprecio mucho, hacer fotos en un ensayo y consiguiente espectáculo, para que les haga publicidad publicándolas en ETER.COM y “a cambio” me pedía que le entregara las fotos. Puse una excusa. Nunca llegué a comprender cual era mi ganancia en ese cambio.

El año pasado una escuela madrileña de medio pelo, de la que he recibido muy malas referencias, utilizó una foto mía publicada en ETER.COM, con su marca de agua, para publicitar un cursillo de una bailarina. Se les pidieron datos para facturar. Aún estamos esperando. Para esa escuela el arte es gratis.

Luego está “la frase” que casi calcada una y otra vez me llega “hola, me encantan tus fotos de mi espectáculo y me gustaría tenerlas ¿cómo podemos hacer?”
Os imagináis una panadería “Hola me gusta mucho tu pan y me gustaría comérmelo ¿cómo podemos hacer?

Y así muchos, muchos casos más. De hecho, estoy escribiendo un libro “Tribulaciones de un fotógrafo de escena” en el que voy a contar todo esto, con nombres y apellidos, anécdotas curiosas y copia exacta de los correos que he mencionado. Ya avisaré. :-)

Para ser justos, diré que también hay muchos bailarines y actores que cuando se interesan por mi trabajo directamente piden precio. Compren o no, lo agradezco como una muestra de respeto a mi trabajo.







Be sociable share - Se sociable. Comparte.


© Prohibida la reproducción total o parcial de textos, fotos y videos sin autorización escrita de sus autores.
(Los textos, fotos y videos utilizados en esta publicación son propiedad intelectual de sus autores y a los efectos previstos en el art.32.1, párrafo segundo, del TRLPI, se prohibe expresamente su reproducción, total o parcial, sin autorización previa por escrito.)