10.01.19

El Teatro Gran Vía de Madrid pasa a llamarse desde hoy Teatro EDP Gran Vía.

La empresa EDP patrocinará el teatro durante los próximos tres años y es pionera en conseguir medir la energía y las sensaciones generadas por la obra en el público para transformarla en energía eléctrica y destinarla a instituciones y proyectos solidarios.

La presentación, al más puro estilo americano show business, ha sido muy interesante y amena. Algunos nos quedamos con la duda de si este sistema de medición de sensaciones será objetivo y sabrá distinguir entre aplausos y pateos. Pero, en cualquier caso, es una innovadora idea, y en materia de innovación teatral, en nuestra capital, Smedia siempre ha sido vanguardia.

El Jovencito Frankenstein

Durante la presentación del nuevo nombre del teatro se ha representado un pequeño fragmento de la obra de 'El Jovencito Frankenstein' para demostrar cómo funciona el captador de energía. La representación se ha cerrado con los aplausos y las risas de los asistentes y ha generado un total de 42,22 kilowatios hora. Estos kilovatios en una representación real se verán "muy incrementados", según los patrocinadores.

El fragmento representado, la llegada del doctor Frankenstein a la estación, ha corrido a cargo de un extraordinario Jordi Vidal en el papel de Igor, que nos ha hecho ver una reencarnación de Marty Feldman en el escenario de la Gran Vía. Se ha comido el escenario.
A su lado un Victor Ullate (hijo) pasado de años para el papel de “jovencito” Frankenstein que no nos ha convencido ni cantando, ni bailando, ni con su exageradamente histriónica actuación. Pensando en los extraordinarios trabajos que nos ha dejado su padre, el Maestro Víctor Ullate, los republicanos podemos reafirmarnos en nuestra convicción de que los genes no son una garantía.


























Be sociable share - Se sociable. Comparte.


© Prohibida la reproducción total o parcial de textos, fotos y videos sin autorización escrita de sus autores.
(Los textos, fotos y videos utilizados en esta publicación son propiedad intelectual de sus autores y a los efectos previstos en el art.32.1, párrafo segundo, del TRLPI, se prohibe expresamente su reproducción, total o parcial, sin autorización previa por escrito.)