27.08.18

Durante este fin de semana he recibido varios mensajes preguntándome por qué ya no opino sobre espectáculos de danza.

Una crítica debe escribirse en igualdad de condiciones para todos los críticos. Esto, en general, supone asistir al estreno de la obra y en ubicación similar a la asignada al resto de los críticos acreditados. Esto, en mi caso, desde noviembre de 2012 no ocurre.

En noviembre de 2012 el gobierno fascista de la Comunidad de Madrid dirigido por el investigado Ignacio González, me vetó por un artículo que no fue de su agrado (y que sin esta antidemocrática decisión ya estaría olvidado).

Con la llegada de nuevos dirigentes, ahora también investigados, y también del PP, mi veto fue suavizado y actualmente se me convoca a ruedas de prensa y pases gráficos, se me permite informar, pero no se me acredita en los estrenos, mi opinión sigue vetada. Y cuando alguna compañía me ha acreditado a su estreno en los Teatros del Canal, una mano oscura, algo que ya me ocurriera en el abandonado Teatro de Madrid, se ocupa de situarme los más lejos posible de la zona que ocupan el resto de los críticos.

Debo hacer una precisión para reconocer que en el caso de Madrid en Danza y desde que es Aída Gómez quien magníficamente dirige este festival, sí he venido siendo acreditado como crítico a sus espectáculos.

En todo caso, lo cierto es que he perdido el interés y ya casi no asisto a espectáculos de danza. A veces, alguna compañía me invita a su ensayo general y, si puedo ir, disfruto con lo que veo, pero quitando estas ocasiones, la danza ha pasado a un segundo, o tercer, plano en mis intereses como espectador.

Y digo como espectador porque como amante de la danza sigo con interés el día a día de esta disciplina escénica y sufro viendo el poco futuro que tiene en nuestro país. Pero esto es otra historia.




























Be sociable share - Se sociable. Comparte.


© Prohibida la reproducción total o parcial de textos, fotos y videos sin autorización escrita de sus autores.
(Los textos, fotos y videos utilizados en esta publicación son propiedad intelectual de sus autores y a los efectos previstos en el art.32.1, párrafo segundo, del TRLPI, se prohibe expresamente su reproducción, total o parcial, sin autorización previa por escrito.)