07.07.18

Desde que el PSOE gano la moción de censura y desbancó al gobierno del PP he seguido con interés los distintos nombramientos echando en falta la sustitución de la directora del INAEM y su equipo.

Por fin esta sustitución se produce y será Amaya de Miguel la nueva directora del Instituto.
Amaya de Miguel comenzó en el Centro Dramático Nacional (CDN) y fue nombrada en 1994 directora del Festival de Almagro, dependiente también del Inaem.

El equipo saliente deja el mal recuerdo de la purga de bailarines en el BNE tras la huelga de 2016, el intento de privatizar el Teatro de la Zarzuela y una gestión pésima, seguramente por desinterés, en lo que a la danza respecta. Hablo de la CND y del BNE.

Ambas compañías llevan ya siete años con directores que no merecen el cargo.

BNE

El BNE, actualmente, es de facto una compañía privada, algunos ya lo conocen como el Ballet Najarro Español, al servicio de los intereses de su director, que programa sin pudor sus propias coreografías en España y en las giras por el extranjero, con el auto beneficio que los royalties generan. Esto va, en detrimento del patrimonio dancístico español, que se supone debería ser objeto de salvaguarda de la compañía y que aparece en un muy muy alejado puesto secundario en su programación.

CND

Respecto a la CND, en los años que han pasado desde que incomprensiblemente se despidiera a Nacho Duato, la compañía ha perdido su prestigio internacional y lo más que es capaz de ofrecer como gran éxito es una gira por pueblos de tercer nivel de EEUU. Comparen en la web de la compañía estas giras con las de Duato que, también en EEUU, era recibido con respeto y programado en las principales ciudades y teatros. Nuestra Compañía Nacional de Danza ha pasado de ser una de las compañías más valoradas, respetadas y esperadas en el mundo a ser un grupo de bailarines mal dirigidos que ya ni consigue vivir de su antiguo esplendor.

¿El futuro?

Me dicen, es sólo un rumor, que Najarro abandonará el BNE en breve por decisión propia.
Pero si no es así, dentro de un año tanto él como el director de la CND acabarán su segundo, y último según ley, periodo en las compañías. Quiero proponer desde estas líneas que sean sustituidos por directoras. Desde que ya va haciendo muchos años, me asomé a este mundo de la danza, siempre he visto directores en estos puestos, y creo que ya va siendo hora de ver directoras o ¿es que no hay bailarinas en España merecedoras de tales cargos?

Y, por favor, impidan que las compañías se conviertan en negocios de sus directores. Es tan sencillo como especificar en los pliegos de condiciones que los directores ceden los royalties de las obras que puedan crear mientras ejercen la dirección y que cuando acabe esta dirección, las obras quedarán a disposición de futuros directores generando esos royalties desde el momento en que las obras dejen de ser programadas por sus autores.





Be sociable share - Se sociable. Comparte.


© Prohibida la reproducción total o parcial de textos, fotos y videos sin autorización escrita de sus autores.
(Los textos, fotos y videos utilizados en esta publicación son propiedad intelectual de sus autores y a los efectos previstos en el art.32.1, párrafo segundo, del TRLPI, se prohibe expresamente su reproducción, total o parcial, sin autorización previa por escrito.)